– La Voz del Silencio

La Voz del Silencio

Vodesil

.

Escribir es la voz del alma que fluye y se plasma sobre el papel como fiel testigo expresada en cada letra, en cada palabra, en cada frase que germina desde nuestro interior. Es el sentir de lo que fluye; un sentimiento, un dolor, una alegría, una esperanza o talvez un sueño.

.

Al escribir, podemos manifestar las reflexiones que simplemente queremos revelar y arrancar desde el alma la voz de aquellos que desde su profundo silencio escuchan sus propios lamentos confundidos con sus miedos guardados de timidez, reflejados en los ojos temerosos en derramar una lágrima para no evidenciar sus húmedas mejillas.

.

Cada vez que se escribe, particularmente sobre justicia y demanda social, se proyecta llevar unido consigo mismo una reflexión laboral, en ello está implícito las ansias y deseos de volcar todas las fuerzas necesarias para rescatar y construir en cada palabra y frase expresada, la dignidad humana como trabajador, como persona pero por sobre todo como ser humano. Se hace conciencia en cada uno de aquellos y nosotros la importancia que recae sobre vuestros hombros y lo relevante de nuestras fuerzas para construir un país. Se pretende redimir la necesidad de hacer conciencia de que el trabajador es el capital humano más importante de una nación, somos el motor que impulsa al éxito o al fracaso y este principio básico y fundamental debe ser nuestro gran aliento e impulso motivador para no silenciarnos.

.

Cada una de las palabras expresadas en una reflexión es la voz de muchos y de tantos aquellos, pero también es el desahogo de un llanto amargo de alguna de tantas otras injusticias y de la dignidad cuando esta nos es amenazada. A pesar de ello, no cabe duda que también es el consuelo de una lágrima esperanzada en donde una ventana se abre de par en par y nos muestra el horizonte y el porvenir de un futuro esplendor que esboza una sonrisa que ilumina el alma de un ser agobiado por el sol del atardecer.

.

Pareciera que una reflexión hubiese enseñado y tuviera la fuerza para alzar y traspasar estructuras institucionales, romper fronteras y externalizar la realidad del trabajador de un Estado que no valora a la mujer o al hombre propiamente tal, un Estado que se contradice con sus propios principios y cartas fundamentales al no apreciar a la persona como parte de sus preceptos.

Hemos transitado durante muchos años por nuestra institución, de la misma manera que otros lo hicieron antes, aquellos que nos antecedieron y aquellos que se llevaron al más allá la voz del silencio guardada y archivada en lo más profundo de su ser interior, aquellos que nunca pudieron alzar la voz desde su silencio.

.

Pareciera que esta vivencia fuese como otra voz del silencio ante un mundo que nos vislumbra como portadores de imagen de una realidad inexistente. Estas palabras debieran ser como el despertar de un amanecer en nuestras vidas, el switch que permitiera encender la luz de nuestra institución y de nuestras conciencias e iluminar el camino que nos conduzca por pasillo que conlleven al sitio en donde puedan tener eco las voces del silencio.

.

Extraigo desde lo más profundo de mi alma la voz y el deseo de provocar una sonrisa, desde el interior de cada uno de nosotros internalizar la esperanza y el sueño de un mundo mejor, somos protagonistas de vuestros propios destinos e historias. Tenemos una responsabilidad moral con nosotros mismos y frente a nuestros hijos, es sabido que el silencio en el ser humano es como si todo lo permitiera, pero la voz de quienes la alzan son las de aquellos que producen cambios.

.

Esta vivencia está dedicada y en memoria de todos aquellos que transitaron por nuestra institución, aquellos que dejaron su vida ligado a un grado de humildad, abnegación y entrega al servicio y que desde lejos algunos, otros desde el más allá, verán con alegría que su voz desde el silencio se escucha como un canto de esperanza.

.

Deja un comentario