– “LOLA”

“LOLA”

(Vivencia)

CHIRUCA

.

Cuando me confirmaron que había quedado en la planta después de haberme proyectado en cinco instituciones públicas entre las cuales estaba este Ministerio, sentí un gran logro personal. En esa época, como se decía, era una “lola” ,con buen cuerpo, atractiva, ingenua y llena de sueños.

.

Me presenté el día indicado con mucho nerviosismo. En la Dirección del Personal me esperaba una funcionaria DPT que me llevó hasta La Moneda, me habían asignado para ser parte de una Dirección importante. La majestuosidad del edificio sus alfombras rojas y mullidas, las cortinas de felpa verde oliva y su mobiliario hecho de nobles y preciosas maderas, me dejaron asombrada. Pero, el asombro mayor no fue cuando me presentaron a quien iba a ser miDirector y a los funcionarios que allí se desempeñaban, sino que la maravillosa máquina de escribir eléctrica “Olivetti ET115” también verde y con esfera redonda, muy distinta a la máquina de escribir en la cual había aprendido a teclear, esta maravilla se me escapaba de las manos y me costó un tiempo aprender a manejaaaaarla.

.

El primer trabajo encomendado fuede mucha responsabilidad y requirió gran desplante y conocimiento de la materia, materia que para mí era totalmente desconocida y aterradora. Fue un desafío que logré sortear con éxito.

.

Los desafíos que laboralmente se me impusieron no fueron nada al lado de lo que sería el desafío más complicado que me ha tocado vivir en los titantos años que llevo trabajando en esta Secretaría de Estado. En esa época hablar de acoso en cualquiera de sus terminologías era algo descabellado y, tal vez por eso sumado a la inexperiencia de la edad me provocaron gran consternación.

.

No me atreví a hablar y menos contar lo que me estaba sucediendo. Horror, un señor con cargo me acosaba. Circulaba con temor por los pasillos de tan señorial edificio para no encontrármelo, pero de la nada aparecía y me proponía cosas poco honestas. Este señor estaba casado y tenía hijos, pero no le importó asustar a una “lola” y traicionar a su familia, aprovechaba casi dateadamentetodas y cada una de las ocasiones en que me encontraba sola para cerrar la puerta y abalanzarse sobre mí. No tengo en cuenta cuántas veces corrí despavorida y cuántas otras aprovechando la serenidad con que me sugería un mundo color rosa le decía que no correspondía, que no podía, que –aunque no era cierto- estaba enamorada.

.

El tiempo pasaba y mi desesperación aumentaba. Confié en una compañera. Ella era y sigue siendo leal, trabajadora, eficiente, discreta y muy buena compañera dispuesta siempre a ayudar cuando se le solicita. Aunque en ese minuto me molestó mucho que hubiese hablado con el Director y le contara la situación por la que estaba pasando, se lo agradecí con el alma hasta el día de hoy.

.

Cuando me llamó a su oficina, pensé que sería por uno de los temas que me había asignado, jamás me imaginé que en esos interminables minutos pasaría la vergüenza más grande de mi vida al sentirme tan expuesta en un tema tan aberrante como lo era el estar siendo acosada. En ese tiempo casi no se escuchaba hablar de eso.

.

Cuando pienso en lo que viví en esa etapa me río y digo “que distinto hubiese sido todo, si hubiese sido ahora, en estos tiempos” con comisiones creadas internamente para quienes se ven expuestas al acoso y leyes que regulan, resguardan y sancionan. Y también porque no decirlo con la experiencia de los años y la sabiduría que sólo el tiempo da.

.

El apoyo brindado por mi Director fue extraordinario y jamás me habría imaginado que el señor acosador tenía historial de casanova. Sin la Ley 20.005 igual hubo sanción.

.

Me lo encontré después de años a la salida del ascensor del mismo edificio cuando dejábamos el Palacio de La Moneda para trasladarnos al edificio del ex Congreso.Un trato gentil, amable y de respeto, ese respeto que siempre debió ser considerado.

One thought on “– “LOLA”

  1. Gustavo Gonzalez

    Ya es tiempo de dar nombres…no crees? hazlo y te liberarà realmente.

Deja un comentario