Noticias

“Desconocemos lo que contiene el proyecto de modernización de la Cancillería”

cancilleria II“Hay sorpresa y molestia entre los funcionarios”, dice el presidente de la Asociación de Diplomáticos de Carrera (Adica), Fernando Salas, luego de que el canciller Heraldo Muñoz confirmara a “El Mercurio” el 1 de noviembre que el proyecto de modernización de la Cancillería sería enviado en diciembre al Congreso.

La iniciativa consta de cuatro ejes principales: la implementación de una Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales, una Dirección de Planificación Estratégica, una Dirección de Comunicaciones y una Agencia de la Soberanía para defender los intereses nacionales. Además, el ministro dijo que en el proyecto “se estimula el mérito y se fortalece la Academia Diplomática”. También se establece el término de la carrera diplomática a los 67 años y “la creación de la Oficina del Defensor/Mediador, facultada para actuar como intermediario entre los funcionarios de la Cancillería y la autoridad”.

El presidente de Adica dice, sin embargo, que no conocen las líneas generales del proyecto, ya que hace por lo menos cuatro meses que no se les detallan los avances del proceso. Y agrega que no habla solo en representación de los diplomáticos de carrera, sino como presidente de la mesa gremial que reúne también a los funcionarios y profesionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, a quienes laboran en la Direcon y en ProChile.

-¿Cómo se entiende esa molestia si los diplomáticos han buscado que se apruebe una modernización de la Cancillería?

-Hemos estado impulsando este proyecto prácticamente desde la década de los 90. Entendemos el impulso que ha querido darle el ministro, pero nos sentimos sorprendidos y molestos como mesa gremial por la forma en que ha sido dado a conocer el anuncio. Nos enteramos por la prensa. A principios de este año conversamos con el ministro y le planteamos que teníamos la mejor intención de conversar y caminar juntos en este proyecto.

-¿Y no es así?

-Los gremios difícilmente podemos apoyar algo que no conocemos, pese al interés que tenemos en el proyecto. El Gobierno se pierde una oportunidad histórica de llegar al Parlamento con una iniciativa consensuada y apoyada por los gremios.

-¿Se ha estimado el costo de este proyecto de modernización?

-Estaba considerado en su inicio que la iniciativa implicaría un costo de $17 mil millones. Y hoy habría bajado a $5 mil millones. No sabemos qué se ha reducido en materia de recursos. Desconocemos absolutamente qué es lo que contiene el proyecto.

-¿Qué opina del anuncio de la creación de nuevas direcciones como la de Planificación estratégica y otras mejoras?

-Como mesa gremial lo entendemos más como una reforma a la estructura del ministerio que como una modernización que piense la cartera a 20 o 30 años más. Probablemente esté, pero no lo conocemos.

-Uno de los temas que siempre reclama Adica es que se respete la presencia de diplomáticos de carrera en las representaciones frente a embajadores políticos. ¿Esperan alguna medida al respecto?

-Como Adica no creemos que las embajadas tengan que estar cubiertas por embajadores de carrera en un 100%. Entendemos que hay embajadas que son más estratégicas para los Presidentes y ellos pueden nombrar a personas que sean de su confianza. Pero sí creemos que debe haber un porcentaje mínimo de embajadores de carrera en las representaciones que en ningún caso baje del 80%.

Salas agrega, a la par, que desconocen los detalles sobre las modificaciones al término de la carrera diplomática a los 67 años.

-¿Existe preocupación por lograr un aumento de dotación en las representaciones en el exterior?

-Lo que conocimos del proyecto no contempla aumento de dotación. Nuestra dotación viene desde 1978, desde el decreto con fuerza de ley N° 33. Casi 40 años que no hay una renovación de la dotación de funcionarios diplomáticos. Van entrando de a 15 por año. Valoramos que el ministerio abra embajadas, pero nos preocupa que se envíe a un funcionario como en Irak, en Guyana o en Etiopía. Junto con la apertura de misiones, tiene que haber una mayor asignación de recursos.

-¿Qué problemas para desarrollar su trabajo enfrentan los funcionarios en el exterior hoy?

-Por ejemplo, hay una discriminación odiosa en el ministerio de carácter económico. La asignación familiar a los diplomáticos se les paga (cuando son hombres), pero a las mujeres diplomáticas no se les paga. Y hay muchos países donde no tenemos acuerdo de trabajo remunerado para los cónyuges. También se debe actualizar la institucionalidad para quienes suscriben el Acuerdo de Unión Civil.

Fuente: El Mercurio

 

Deja un comentario