Editoriales

Soñemos… sí soñemos, pero a la vez intentemos.

Marisol Cabello EDITORIAL  (ex Presidenta de Aprofex Marisol Cabello) Biografía

Por todos es sabido, que el liderazgo de alguien o de algunos conduce a otros por la vía que debiera ser la correcta para lograr lo que se quiere, y así las ideas se transformen en realidades. Las organizaciones, las instituciones y todo aparato fundado en las personas, si no tiene líderes que “impulsen”, que “ influencien” para concretar proyectos o metas, vegetan, y se convierten en sitiales estáticos de comunidades o personas donde las actividades se cumplen por obligación y para mantener un simple status de conveniencia.

El liderazgo tiene componentes morales basados en los valores que son fundamentales en toda organización y que de alguna manera regulan nuestro accionar día a día.

Por qué hablar de liderazgo y de valores?

Porque siento que ambos están en crisis, que hay ausencia de ellos, vacío de ellos. Ser un líder conducente y proclamar y defender los valores, hoy tiene un alto costo que sectores de la sociedad cobran de forma brutal, especialmente cuando ese líder pretende el camino de la transformación, para llegar a los cambios que son necesarios cada cierto tiempo en las sociedades y en las instituciones, cuando los antivalores se arraigan y toman ventajas…., entonces me preocupa.

Echo de menos los líderes organizacionales, comunicacionales, comprometidos y motivadores, que liberen del miedo que inmoviliza a las personas, que como consecuencia sufren arbitrariedades o discriminaciones; que transformen la tendencia al arraigado “amiguismo”, tan injusto para algunos, en un camino de acción justo para la mayoría; que logren que el cambio se concrete, que el cambio no sea sólo una aspiración, una palabra, un sueño, sino que se vaya haciendo realidad en nuestro entorno, aunque sea lento, así va seguro.

Somos parte del aparato productivo y creativo en pos de la modernización de nuestra institución, pero no queremos ser parte de un mundo informal que se base en las conveniencias particulares, y que se enraíce cada vez más en nuestra cotidianeidad, desgastándonos en forma notoria.

La dignidad de las personas y el respeto por ellas es lo que debe enraizarse y para lograrlo, cada uno debe ser un líder, luchando para que esos valores se impongan, los que según mi opinión, son esenciales para mejorar nuestro ambiente laboral y como consecuencia, producir y construir lo que se espera de nosotros.

Soñemos, sí soñemos, pero a la vez intentemos.

4 Responses

  1. Dejen sus opiniones, comentarios, reacciones, en fin… el llamado es a comunicarnos!

    La posibilidad de comentar es también una mirada al pensamiento, es la oportunidad que le damos a las ideas de formar parte de estos espacios virtuales…

    Saludos

  2. Concuerdo ampliamente con el comentario de Marisol, breve, profundo y certero.
    Saludos,
    Cristián Lira; Ps., Soc.

  3. Que buena seria la vida, si de vivirla de sueños como estos pudieramos construirla, Liderazgo con valores, con respeto, conciencia y equidad, como bien dice soñemos…pero a la vez intentemos!!

  4. Resalto la opinion de mi estimada amiga Marisol, en el sentido de que Liderazgo y Valores estan crisis. tienes toda la razón, ese parrafo encierra todo tu acertado comentario. Es urgente que los líderes de las organizaciones sociales y gremiales en general, puedan sustraerse de las influencias y vaivenes politicos, sería interesante realizar este ejercicio, para ello,es imperiosamente necesario juntar y asociar sueños e intentos.

Comments are closed.